Santos con jeans y zapatillas


 Necesitamos santos
sin velo, ni sotana.
Necesitamos santos con jeans y zapatillas.
Necesitamos santos que vayan al cine, que escuchen música,
que caminen con sus amigos.
Necesitamos santos que coloquen a Dios en primer lugar y
que sean lanzados en sus universidades.
Necesitamos santos que tengan tiempo diario para la oración y que sepan enamorarse de la pureza y la castidad o que se consagren a su castidad.
Necesitamos santos modernos, santos del siglo XXI con una espiritualidad
que encaje en nuestro tiempo.
Necesitamos santos comprometidos con los pobres,
y con los necesarios cambios sociales.
Necesitamos santos que vivan en el mundo, que se santifiquen en el mundo, que no tengan miedo de vivir en el mundo.
Necesitamos santos que tomen gaseosa y coman panchos,
que usen jeans, que sean actuales.
Necesitamos santos que amen apasionadamente la Eucaristía y que no tengan vergüenza de tomar un refresco o comer una pizza un fin de semana con los amigos.
Necesitamos santos que les guste el cine, la música. Necesitamos santos sociables, abiertos, normales, amables, alegres, compañeros.
Necesitamos santos que estén en el mundo y que sepan saborear
las cosas puras, buenas, y no las mundanas.
 
 

 



Compartir     Denunciar     Imprimir