Publicaciones Recientes

El Gran Pequeño (Little Boy)

Desplegando el corazón

Con los ojos del alma

25 lecturas espirituales que no pueden f...

"TE HICE A TI"

Ideas que Inspiran

¡Ponete en acción y generarás un cambio!

¿Cómo hacer realidad los sueños?

Mi travesía hacia la maestría del YOYO

Ante Ti, Señor...

Estar aquí, ante Ti, Señor, y ya está todo.

Cerrar los ojos de mi cuerpo,

cerrar los ojos de mi alma,

y quedarme así, inmóvil, silencioso,

abrirme ante Ti que estás abierto a mí,

estar presente a Ti, el infinito presente.

 

Yo acepto, Señor, este no sentir nada

no ver nada

no oír nada,

vacío de toda idea

de toda imagen

en la noche.

Heme aquí simplemente

para encontrarte sin obstáculo

en el silencio de la Fe,

ante Ti, Señor.

 

Pero, Señor, no estoy solo,

ya no puedo volver a estar solo,

soy multitud, Señor,

pues los hombres me habitan.

Yo los he encontrado

y ellos han penetrado en mí,

se han instalado en mí,

me han atormentado,

me han traído problemas,

me han comido,

y yo los he dejado, Señor,

para que ellos se alimenten y descansen.

Y ahora te los traigo al presentarme a Ti.

Heme aquí, Señor,

helos aquí

ante Ti, Señor.

 

Michel Quoist, en Oraciones para rezar por la calle

1