Evangelio del Día


Evangelio según San Juan 5,17-30

reflexión

Amar

“Amor
  • Sentimiento de vivo afecto e inclinación hacia una persona o cosa a la que se le desea todo lo bueno.”

     
     
     
    Tan sencilla definición que nos da el mundo, y muchas veces no somos capaces siquiera de vivir lo que le mundo nos pide, cómo seremos capaces de vivir lo que Cristo nos pide. Amar a El sobre todas las cosas, y al prójimo como a ti mismo.
    Dios primero, RECEMOS! Seamos amigos de Dios, que clase de amor a Dios tenemos cuando lo último que tenemos en nuestro día es tiempo para Dios. No te digo que te pases rezando, pero paraste a estar en su presencia?
    El hermano segundo, SERVICIO! Servicio no es solamente dar de comer al que tiene hambre en la calle, porque es pobre en sus bolsillos, sino que servicio es darse al otro, amar al otro, en gestos grandiosos, como en pequeños gestos, de hecho podemos amar mucho en pequeños gestos.. Callar cuando algo que tenemos para decir puede herir al otro, Ayudar a alguien que nos precisa sin quejarnos, hacer algo que no haríamos por nosotros mismos pero que sabemos que hará feliz a alguien mas. Servir es salir de nosotros para amar al otro. No es una obligación, no amamos por obligación. Si hago algo que salí de mi mismo pero lo hice sin amor, perdió todo el sentido, si hice de mala gana, si hice con cara larga, si hice porque TENIA QUE, entonces volvé al primer punto.. porque si no amamos a Dios, no seremos capaz de amar al hermano.
    Amar al otro para quienes servimos de manera concreta en algún apostolado es servir a veces para personas que no conoces, es servir porque confiamos en Dios, porque confiamos en sus promesas, es servir porque Dios nos llama, no porque veamos fruto concretos de nuestra entrega.
    Somos llamado a AMARNOS, eso no significa que somos llamados a tener una cara hermosa de alegría todo el tiempo, podemos amar desde el silencio, podemos amar desde el esfuerzo, podemos amar desde el dolor.. CLARO que podemos.. Dar siempre un poco mas, cuando creemos que no somos capaces, dar un poco mas cuando creímos haberlo dado todo.
    La tibieza es algo en lo que Dios es muy claro en su desagrado.. Seguir a Cristo no es para tibios. Seguir los planes de Dios no es tibieza, no tenemos como entregar la vida y no entregarla del todo. Tenemos, porque humanamente somos capaces de decirnos entregados cuando en realidad, sólo dimos una ínfima parte de nuestro ser.
    Entregar todo es CRUZ, es morir para nosotros, pero esto no debería ser novedad. Entregar todo es muchas veces no dormir por estar al lado de aquel que necesita de un oído, no dormir quizás porque nuestra intercesión salvará cuantas almas, no descansar porque alguien es capaz sólo de llorar en tus hombros, y encuentra allí la paz y la misericordia del Padre. Bendito sea Dios que somos estos instrumentos!! Pero demos gracias de ellos porque lo vemos, lo sentimos, y lo vivimos.
    Bendito sea Dios que me permite amar al otro mientras que quizás quería estar haciendo otras cosas, pero Dios me invita a más..
    Amar no es me doy un poco, amar no es superficialidad, si amamos superficialmente, y nuestras raíces carecen de amor, no sobreviviremos al invierno. Si amamos por fuera, si aparentamos amor, moriremos ante el primer frío.
    Amar es ir a lo profundo, es sondear, es buscar mas, y mas siempre, es no saciarse con poco. Es una entrega absoluta.
    Si te amo, mi alma es expuesta en tu corazón. EXPUESTA! Si! Me dejo ser vulnerable, dejo que tus heridas toquen las mías, dejo que tu vida sondee la mía, sin medir hasta donde ir, sino que siempre buscando MAS..
     

    AMO PORQUE DIOS ME AMÓ PRIMERO.. Cómo no responder con un corazón expuesto, y dispuesto a TODO?

https://uncoeursincere.wordpress.com/2015/09/08/amar/

1